lunes, 20 de abril de 2009

Soledad



¿Es posible vivir sin problemas?. Una pregunta que rara vez me hago pero que, a pesar de lo inocente y simple que parece, tiene un transfondo sobrecogedor. No es la palabra exacta pero supongo que es la que más se aproxima.
Se puede vivir sin problemas porque muchas veces el problema desaparece cuando cambia nuestra percepción del problema. ¿Y por qué nos cuesta tanto entender ésto? ¿Por qué no cambiamos nuestra percepción del problema?. Quizás y muy posiblemente porque siempre ganamos algo manteniéndonos en el problema. Si me empeño en que tengo que tener problemas en la vida, seguro que los voy a tener. A veces, las ideas que tenemos de cómo deben ser las cosas nos dificultan para poder manejarnos con los problemas que surgen y que en mayor o menor medida son inherentes a esa forma de manejarse en la vida. Muchas personas experimentan una sensación de soledad en su aprendizaje, en la resolución de problemas. Son aquellos que están en un proceso de crecimiento. Pero cuando la persona conecta con la percepción de Unidad entonces es cuando se da cuenta de que no está sola. La sensación de soledad es necesaria para morir y nacer a la vida. Esa sensación de soledad genera mucho miedo y malestar. Es una sensación que la tuvo Cristo y Buda cuando fueron abandonados por sus discípulos. Esa sensación nos conecta con todos los miedos posibles: no sentirse querido, no sentirse válido... La percepción de la Unidad no depende de la voluntad y se puede llegar a ella cuando se suprime el Ego. Por eso, al actuar de forma egoista es cuando nos alejamos de la percepción de Unidad. Y aquí no nos sirve el pensamiento racional, éste sólo es útil para determinadas ocasiones. Aquí sólo sirve nuestra parte intuitiva y el "no pensamiento". Es por eso que San Juan de la Cruz decia: "Si quieres llegar a donde no sabes, has de ir por donde no sabes".

8 comentarios:

El lobo estepario dijo...

Sabias palabras.

Cuando el amor entra en uno, ya nunca más vuelves a encontrarte solo. Porque dentro de ti está el universo.

Un saludo.

Z. dijo...

Hola Antonio: Sí, nacemos y morimos solos, y el "trabajo" de auto-indagación también es en soledad y si tenemos "suerte" y somos tocados por la Gracia descubriremos que hasta eso era un puro concepto mental y nunca hemos estado separados de la Totalidad. Cuando el tú no existe sólo queda el Yo.
Un abrazo!

spirit dijo...

Cuanto más alto se sube,
tanto menos se entendía,
que es la tenebrosa nube
que a la noche esclarecía;
por eso quién la sabía
queda siempre no sabiendo,
toda ciencia transcendiendo.

San Juan de la Cruz.

Ahí vamos caminando.

Sònia dijo...

Gracias Antonio, profunda reflexión... ciertamente nuestra percepción y nuestra actitud frente al "problema" condicionará la propia vivencia al respecto... los problemas no están fuera sino en nuestra propia mente que les otorga esa categoría... Una vez más todo es cuestión mental...



Me gusta el comentario..."siempre ganamos algo manteniéndonos en el problema"....Hace poco me preguntaron algo similar... ¿qué perderías si realmente hicieses lo que sientes?... Ambas respuestas nos dan muchas pistas... y desvelan claramente nuestros miedos, apegos...pero también todas las posibilidades a nuestro alcance...



Respecto a la soledad...También eso se puede ver de otra manera... esa soledad que a veces se siente...esa angustia... esa añoranza...creo que sólo manfiestan el "recuerdo" del sabor catado en algún momento del sentimiento o la vivencia de unidad... y nos impulsa a "movernos" en su búsqueda...

Encontrar en el camino almas...mentes...corazones...en sintonía, alivia...aunque a mi entender son muletas..., muletas que debemos "abandonar" para avanzar por nosotros mismos... erguidos...seguros... afianzados en nuestro propio SER interior... En ello estamos... Mientras tanto Gracias... es un placer sentirse acompañada por vosotr@s!!! Un beso y feliz día para tod@s!!

Andy dijo...

estoy leyendo un libro donde habla de que para cada problema hay una solucion espiritual, todo un proceso, espero pronto aplicarlo tan cual lo habla.
un beso Anonio

Antonio dijo...

Gracias a todos, de corazón...

Xtiam Morales dijo...

Querido amigo Antonio, te felicito por tan linda entrada...

Los problemas no son problemas, esa etiqueta es la que le hemos puesto a algunas experiencias que vivimos con más intensidad y que debemos manejarlas con la sabiduría divina y que para la gran mayoría se vuelve una tarea muy difícil, pero no son problemas, mejor dicho, son experiencias de aprendizaje.

Es taaan hermoso vivir sin problemas, es tan hermoso saber que cuando se presenta una experiencia que la consideramos difícil, la volvemos agradable y esencial para nuestra vida, esencial para moldear nuestro carácter y obtener sabiduría.

Gracias por esta bella entrada Antonio.

Antonio dijo...

Gracias también a ti , Xtiam