martes, 16 de junio de 2009

Perdí mi brújula pero encontré tu piel


Existe un camino que aun no has recorrido,

que serpentea entre valles y amaneceres,

bajo un cielo de estrellas de gran colorido,

donde descubrir con calma quién eres.

Todas las noches, presuroso lo transito,

con el afán de encontrarme contigo en él,

para en silencio susurrarte muy bajito

que perdí mi brújula pero encontré tu piel.

Y si rozar mis labios contra los tuyos

me lleva a perderme durante el camino,

me sentaré a tu lado y entre murmullos

cantaré a tu corazón que alegre a mí vino.

Y si al salir el sol tienes que partir,

hazlo despacio para que yo recuerde

lo que un dia tuve y ya no se pierde,

porque me gustas libre y te puedes ir.


8 comentarios:

peregrina dijo...

Cuando leo un escrito bello ......me quedo sin palabras y lo saboreo por dentro,
este poema me invadió ..........
Un abrazo Antonio.

Antonio dijo...

Me alegro de que lo hayas sentido asi...

Otro abrazo para tí.

ASHRAM ARUNACHALA dijo...

OM

que hermoso poema!!
el corazón se abre...
gracias!

Z. dijo...

Hola Antonio:
Si que es hermoso! Y este final: "porque me gustas libre y te puedes ir" ... gran lección.
Namasté

Antonio dijo...

Kumara: nada mejor que la apertura del corazón...

Gracias a ti!!

Un abrazo

Antonio dijo...

Hola Z.!

Esa lección es difícil de aprender pero cuando se hace todo cambia...para bien.

Namasté

Anónimo dijo...

Lo suelo perder todo.

*****Manos vacias*** : )

Hola...paso a felicitar la noche de San Juan,,,,

Disfruuuuutaaaa...

Pete....¿¿¿abrazopega??

Antonio dijo...

No te habia visto (será por que no miro). Gracias a pesar del tiempo(existe?)
Un gran abrazo