viernes, 10 de septiembre de 2010

Y otra vez...

Ave Fénix

Cuando dejé de pensar en ti, apareciste tú, y es en esta noche, desde aquí y a esta altura, cuando puedo divisar al que divisa: soy yo.
La noche es clara y estoy en el edificio más alto de la ciudad. Puedo apreciar perfectamente los sonidos, los olores y los colores de todo lo que me rodea. Son mis ojos los que sonrien ante tanta grandiosidad y ante tanta paz….
Ciento ochenta grados y todo es lo mismo, todo es armonía: el cielo estrellado y tras cada estrella…tú. Las luces en la distancia y tras cada luz…otra vez tú. Sólo respiro y camino por la Vía Láctea de tu sonrisa, mientras la brisa de la noche acaricia levemente mis mejillas. Te escondes, sí, pero te descubro en cada rincón, en cada átomo de aire, callada y vigilante, como queriendo adivinar lo que no te atreves a preguntar…
Todo es rosa como así has querido que sea, pero ¿elegiste un camino con corazón?
Ya sé que seguirás callada para evitar el dolor y la confusión, pero ¿elegiste un camino con corazón?

Dedicado a ti (BEH)

4 comentarios:

Mercedes Thepinkant dijo...

A veces hay que dar un rodeo muy grande para encontrar el camino del corazón. No todo el mundo va por el atajo.

Bienvenido

Un saludo

Antonio dijo...

O quizás recorrer muchos caminos y elegir...

Gracias, Mercedes!!

iris dijo...

Es curioso, pero todos los dias me hago esa pregunta :¿Elegí un camino con corazón?...pero sé que puedo cambiar de camino . Gracias por tus palabras.

Antonio dijo...

"Mira cada camino de cerca y con intención. Pruébalo tantas veces como consideres necesario. Luego hazte a ti mismo, y a ti solo, una pregunta: ¿Tiene corazón este camino? Si tiene, el camino es bueno; si no, de nada sirve. Todos los caminos son lo mismo, no llevan a ninguna parte. Son caminos que van por el matorral. Ningún camino lleva a ninguna parte, pero uno tiene corazón y el otro no..." Uno hace gozoso el viaje; mientras lo sigas, eres uno con él. El otro te hará maldecir tu vida. Uno te hace fuerte; el otro te debilita."

El problema es que nadie se hace la pregunta, y cuando por fin se da cuenta de que ha tomado un camino sin corazón, el camino está ya a punto de matarlo."

Carlos Castaneda

Gracias, Iris