miércoles, 25 de febrero de 2009

Triple "algo"

"Cuando uno está en el ejercicio
del recogimiento interior,
el yo humano no tiene nada para sí.
Al yo le gustaría tener algo
y le gustaría saber algo
y le gustaría desear algo.
Hasta que no muera ese triple "algo",
le resultará duro a la persona.
No es cosa de un día,
ni de poco tiempo,
sino que hay que adentrarse mediante un esfuerzo grande
y llegar a acostumbrarse, desplegando gran dedicación.
Hay que tener constancia,
entonces llegará el día en que será fácil y delicioso"
Tauler


9 comentarios:

Anónimo dijo...

Buenos días !!

No soy un cuerpo. (ucdm).

:). un (ap)

pete.

Ana dijo...

Uno... tres
Tener... Desprender
Saber... Aprehender
Desear... Amar
Duro... Sencillo
Tiempo... Paciencia
Costumbre... Dedicación
Constancia... Facil... Delicioso
Queda todo dicho. Todo está ahí. Sin más.

Otro mío.

Fuego dijo...

En el misticismo como en las religiones empiezan siempre con un comienzo, pero solo cundo los ojos cierran para no volverlos abrir nunca la esencia es el verdadero vacío o el yo.

Un abrazo.

Fuego dijo...

Perdón, erratas de errores.

El cuno ese es "cuando"

Y en la última frase se me equivocado en una palabra, lo que quiero decir es que "pero solo cuando los ojos cierran para no volverlos abrir nunca, esa esencia es el verdadero vacío o el yo?

En fin.. que con equivocación o no creo que queda claro lo que quiero decir.

Antonio dijo...

No eres un cuerpo, ni eres tu pensamiento, ni tus sentimientos, ni tu rol de madre, ni nada de lo que crees ser, eres ni más ni menos que un puro centro de conciencia.

Abrazos pega!! :-)

Antonio dijo...

Todo está ahi y todo forma parte de todo, es una unidad indisoluble por mucho que nos empeñemos en parcerlar la realidad, etiquetar, valorar y enjuiciar.

Besos, Ana

Antonio dijo...

Porque miramos pero no vemos, interpretamos condicionados por el ego y solo cuando nos libramos de todo, aun con los ojos cerrado somos capaces de ver.

Besos, niña

Fuego dijo...

Te veo muy bien, como mas de un año atrás, como cuando te conocí, me gusta verte así... Me gusta aprender de tí.

Un abrazo.

Antonio dijo...

Aprendemos juntos, con mayor o con menor dificultad. Ningún esfuerzo, por pequeño que sea, cae en tierra de nadie.
Estar bien no puede depender de lo que me rodea, aunque ayuda mucho, pero no más de lo necesario.

Un gran abrazo compañera