jueves, 21 de agosto de 2008

¿Qué más puedo pedir?



Desde luego, escribir en este blog o en el otro es una de las cosas que me llenan de satisfacción. Hacer por el placer de hacer, no tiene precio. No buscar una finalidad, tan sólo dejarse llevar, lo considero fundamental. Porque en última instancia, es el corazón el que me dice qué es lo que he de hacer. Por eso catalogar las cosas como buenas o malas no es acertado, quizá lo acertado sean los términos "adecuado" y "menos adecuado". Lo que ocurre en mi vida es sólo circunstancial. Todo pasa antes o después, lo importante es vivir esa situación siendo consciente de que es inherente a mi propia existencia, lo cual no implica que me tenga que resignar, aunque sí es adecuado que sepa aceptarla y después soltarla.

En la vida hay momentos para todo. No puedo evitar que sucedan pero sí que puedo decidir cómo quiero vivirlos.

He estado alejado un tiempo de mi rutina diaria y he podido percatarme de que cuando yo soy yo, no importa dónde esté, no importa con quién esté, lo único que verdaderamente importa es que en esos momentos en los que soy yo es cuando realmente estoy viviendo, no ya el momento, sino mi propia vida.

Vivir la vida de otra persona es muy cansado y nada adecuado. Vivir la propia vida puede ser arriesgado pero es lo que mas alegrías proporciona. Vivir siempre fue arriesgado, sólo hay que retroceder en el tiempo, pero una vida sin riesgo se hace monótona. No hablo de riesgos que pongan en peligro la propia existencia, hablo de atreverse a vivir lo cotidiano, lo sencillo.
Es de noche y estoy tumbado mirando el cielo.
Estoy en un lugar privilegiado. La contaminación lumínica es escasa y puedo apreciar las estrellas como nunca. ¿Qué más puedo pedir?.

11 comentarios:

Fuego dijo...

Yo pediría mil cosas, pero no ahora,, en estos crudos momentos para mi conque estéis todos aquí es mi fortaleza.

De los ojos me siguen saliendo gotitas de agua saladas, no escuecen solo caen por verte.

Anónimo dijo...

Hola a los dos,,,, ;D feliz reecuentro,,,,
Me encanta todo lo relacionado con las estrellas,,,,,aun ahora descubro cosas nuevas,,,,como por ejemplo,,,,Las lagrimas de san Lorenzo,,,esto es información de Fuego,,,
Cuando veo una estrella fugaz,,,,,,es el mayor regalo que uno (en mi caso yo)puede recibir,,,,,la visión en si,,,,ya es el regalo,,,,pues no deseo nada mas....
Envidia es lo que me da,,,cuando veo un cielo asi,,,,gracias por compartir,,,
Nanit a los dos......Petete,,,,ah,,,,y gracias por tu felicitación Toni.

Antonio dijo...

Lagrimitas, se llaman lagrimitas. Quizás sean esa lagrimas de San Lorenzo...
He estado en un tris de no volver a escribir, en ninguno de los blogs,pero mira por donde aun no soy capaz de hacerlo. Aunque llegará el dia...

Un besico

Antonio dijo...

De nada Petete. A mi tambien me gustan las estrellas, las del cielo, claro. Desde siempre. He visto muchas fugaces. Son Preciosas.

Besos

Anónimo dijo...

;D Completamente de acuerdo
Las estrellas fugaces son preciosas,,,y no tienen precio,,,por eso es ya en si el regalo,,,me encantan,,,gracias por la aclaración Lagrimitas,,,,,ok.
Yo no vi muchas fugaces,,,por eso cuando cosigo ver alguna me apasiona...
Nanit Toni...
onde estas fuego???
un abrazo pa ti ....Pete

Anónimo dijo...

ondia,,,,,error en cosigo,,,jeje
queria decir consigo.... :P ete

Fuego dijo...

Lo sé Toni, respecto a eso te he contestado en privado.

Aquí toy Pete, muy cansada y con dolor de garganta, pero aquí estoy. También te he mandado correo.

Lagrimitas,,, solo es el diminutivo de algo tan grandioso.

Un abrazo.

Anónimo dijo...

Fuegooooooooo !!!!!!!
Estas bien niña????
mira,,,me estas preocupando....
Pete,,,,,

Fuego dijo...

Estoy aquí cielo tranquila, solo que n estos días poco entraré, pero no pasa nada, yo estoy bien, reventada pero bien no sufras.
Debes tener correo mío.

Pronto volveré a dar la murga.

Un abrazo.

Fuego

Anónimo dijo...

Hola Fuego,,,
Bien pues unas vacaciones siempre sientan fenomenal,,,cuidate,,,,
Un beso y un abrazo mu apretujao pa ti,,,Pete,,,chao

Ana Belio dijo...

Se te echa de menos, pero, espero volver a leerte, al menos por aquí.

Te deseo el más regenerativo de los descansos.

Un beso.

Otro para ti fuego.