domingo, 24 de febrero de 2008

El sentido de la vida (Rescatado de "El blog de Craven" 2 de Junio de 2007)




Para todos y cada uno de nosostros la vida tiene un sentido, o más, e incluso para algunos no tiene sentido. Nos pasamos la vida haciendo cosas, deseando tener dinero, amor, propiedades, deseando ser felices y no caer en desgracia. Deseamos tener tanto que nos olvidamos de Ser. Nos valoramos por lo que tenemos o no tenemos y no por lo que somos. Pero ¿Qué es lo que somos?. ¿Somos hombres o mujeres, abogados, artistas, carpinteros, artesanos, somos hijos o padres, hermanos?. Nos llamamos de una determinada manera pero no somos nuestro nombre, tenemos una ocupación pero no somos nuestra profesión. ¿Entonces? ¿Estamos viviendo una vida que no es nuestra? ¿Cómo podemos llegar a saber quienes somos y qué hacemos aquí? Pués quizás podríamos empezar por conocer lo que no somos e ir descartando todas esas etiquetas de profesión, género (masculino o femenino), estado civil, lo que la gente piensa de nosotros y lo que nosotros pensamos de nosostros mismos, y al final llegaríamos a lo que realmente somos. Nos llevaríamos todos una gran sorpresa al descubrir cuánto nos parecemos todos y cual es el sentido de nuestra vida, pero eso lo dejo para cada uno de vosotros y vosotras. El camino es largo y con muchos obstáculos pero durante el mismo iremos descubriendo que verdaderamente merece la pena recorrerlo.

6 comentarios:

fuego dijo...

Somos pequeñas luces (o almas como lo quieras llamar) que venimos al mundo con libre albedrío para experimentar la vida en todo su estado, por la libre elección somos lo que queremos ser y por eso es nuestra vida, si cada ser no tuviésemos vidas diferentes no podríamos experimentar cada uno una cosa, aunque en el fondo todos experimentamos lo mismo pero de manera diferente. Es nuestra elección y una vez metida en la vida no tenemos más remedio que recorrer el camino que hemos escogido para experimentar lo que quisimos experimentar.

Espero no haberte confundido más.
Un abrazo.

Antonio dijo...

Vale, pero vivimos de la apariencia y nos identificamos con lo que creemos ser y con lo que los demás ven o saben de nosotros, pero todo eso no es lo que realmente somos. Es decir, elegimos la apariencia pero no la esencia, el Ser con mayusculas, aquello que es por que es,aquello que no necesita de etiquetas externas para mnifestarse, aquello que ya está ahi por el simple hecho de ser personas (no hablo de los animales).Quitate todas las etiquetas que tienes, todos los conceptos que tienes sobre tí, no te identifiques con tu profesión, ni con tu parentesco, etc. y lo que queda es verdaderamente lo que eres. Te lo ilustraré con un cuento muy adecuado al respecto y que llamaré "Soy Tu".

Un beso

fuego dijo...

Aha, pero en la esencia todos somos iguales, sí ya sé que es lo mismo que estás diciendo,,,,, :$
Pero en lo que somos en la vida es lo que nos identifica como desiguales unos a otros, de la otra manera todos igualicos.

Leeré con esmero tu cuento :>)

Muask :P

Antonio dijo...

De eso se trata, de que somos desiguales pero en lo que menos importa,en lo accesorio

fuego dijo...

Te entiendo, pero si hay algo egoísta somos los humanos. Hemos olvidado muchas cosas, y lo esencial fue lo primero que olvidamos, generaciones y generaciones de humanidad y la humanidad con todos sus buenos calificativos la tenemos en las sombras.
En cada generación perdemos un poco mas de nuestra esencia, pero parece ser que es lo que todos queremos.

Perdona no es un buen momento.

Antonio dijo...

Sí, yo también llego a esa conclusión últimamente y es verdaderamente una pena que sea así...

PD:no hay PD