lunes, 17 de marzo de 2008

Una insensata búsqueda

Una mujer estaba buscando afanosamente algo alrededor de un farol. entonces un transeúnte pasó junto a ella y se detuvo a contemplarla, No pudo por menos que preguntar:

- buena mujer, queé se te ha perdido?, qué buscas?

sin poder dejar de gemir, la mujer, con la voz entrecortada por los sollozos, pudo responder a duras penas:

- busco una aguja que he perdido en mi casa, pero como allí no hay luz, he venido a buscarla junto a este farol.

4 comentarios:

Antonio dijo...

¿Buscamos fuera lo que tenemos dentro?. O ¿estamos tan programados y tan ciegos al mismo tiempo que aun sabiendo dónde está la solución escogemos siempre la menos adecuada?
Algo para tenerlo siempre presente.

ginesa dijo...

...y lo peor es que cuando vuelves a entrar, cegado por la luz de la farola, no ves un pimiento... y lo lo das por perdido.
un beso a los dos.
es un placer entrar de vez en cuando a este rincon...

Antonio dijo...

A veces damos por perdidas cosas que nunca perdimos y otras veces nos resistimos a perder lo que ya perdimos hace tiempo. En cualquier caso, el único camino posible es la aceptación. Aceptar que cada momento es como debe ser es la única vía para poder cambiar.

Gracias Ginesa y ¡que tengas un buen viaje!

Fuego dijo...

Perfectamente, ambos habéis complementado el cuento, buscamos siempre donde creemos tener luz(el exterior) cuando la luz está siempre en nuestro interior (La aguja dentro de la casa)
Este ha sido facilito eh, espero os sirva a los dos para que encontréis el camino dentro de vuestro corazón.

Parece que te vas de viaje Ginesa, te deseo buen viaje y mucha precaución si vas con vehículo.

Un abrazo a los dos.