miércoles, 23 de abril de 2008

El quinto elemento del zen: el wu-wei

Literalmente significa «no hacer nada», aunque en cierto sentido es casi el opuesto directo de la inacción. La mejor traducción de wu-­wei que he encontrado es la de Huston Smith, que describe el término como «quietud creativa». Indica el estado para­dójico en que la actividad suprema coexiste con la relajación suprema. Smith explica así el significado del término:

Wu-wei es acción suprema, la preciosa agilidad, simplicidad y libertad que fluye de nosotros o, mejor, a través de nosotros, cuando nuestros egos privados y nuestros esfuerzos se rinden a un poder ajeno. En cierto sentido, es la virtud lograda partiendo de una dirección totalmente opuesta a la de Confucio.


Como se ha comentado, la relajación es un requisito previo a la espiritualidad. Un problema de la sociedad actual es su excesiva orientación a la consecución de objetivos: tendemos a esforzarnos inclu­so en aspectos donde el esfuerzo no es apropiado. El arte no es una cuestión de alcanzar objetivos; tampoco lo es la espiritualidad. Si intentamos convertirlo en una cuestión de objetivos, se transforma en un medio para conseguir otra cosa: fama, dinero o respeto. Cuando esto sucede, se afea, ya no es arte. En el verdadero arte, lo importante es divertirse y disfrutar; debería ser un fin en sí mismo.

Al ser un arte, el zen no tiene objetivos ni utilidad; pero ahí reside precisamente la gran utilidad de tal «falta de utilidad»: nos permite relajarnos y disfrutar de la vida tal como es. Por ello Jesús dijo «mi yugo es suave, mi car­ga ligera» (Mateo II,28-30). La vida es «suave» si se sabe cuándo dejar los asuntos en manos de Dios.

Jesús ilustró bellamente el principio del wu-wei en su Sermón de la Montaña. Los pájaros no necesitan sem­brar, ni cosechar ni almacenar en graneros y, sin embargo, se alimentan; los lirios no cosen ni hilan y, sin embargo, es­tán vestidos. Se trata de seguir el ejemplo de la naturaleza y no malgastar energía. Se trata de la belleza de dejar que las cosas sigan su rumbo.

Kenneth S. Leong

13 comentarios:

Fuego dijo...

Pues muy bueno, algo muy semejante a esto había leído ya, lo único que no mencionaba a jesús.
El último párrafo es lo que más me ha gustado porque nosotros hacemos completamente lo contrario, y mira que nos lo dicen..

Muask

Anónimo dijo...

Hola chicos,,,
Maravilla de foto,,,,
si la miras ,,,eso es satori,,,
Bona nit,,,y feliz finde,Q;D,,,.Isabel

Antonio dijo...

Hacemos lo contrario porque vamos "en contra de la vida", compañera.

Besos

Antonio dijo...

Hacemos lo contrario porque vamos "en contra de la vida", compañera.

Besos

Antonio dijo...

Vaya, me he repetido, jajajaja. Pues no lo borro, hala!

Antonio dijo...

Hola Isa:Tu lo has dicho, "satori".
Estoy contigo es preciosa la foto. Le daremos las gracias a Ginesa.

Besos

Fuego dijo...

Soy de oídos sordos pero hasta el punto que me tengan que repetir las cosas tantas veces... :´(
:P:P
jeje.

Ti quero so merluzo mío. :D

Sip, gracias a ginesa porque sus fotos son preciosas.
Yo por el interior estoy esperando otras de alguien pero... ¡¡NO MI LLEGAN LEÑE!!, san olvidao de mi,,,
:P

Fuego dijo...

Toni se me olvidaba, a la tarde te mando un correo, no me urge pero no te me olvides porfi

Antonio dijo...

Niña: ayer te contesté a tu email, pero como dudo de que te haya llegado te lo he vuelto a mandar por otra cuenta.
Ahora he de retirame...

Besos y cuídate

Fuego dijo...

Ya, lo he visto y ya te he contestado.

Un abrazo mi bien.

Espero que tengáis un precioso fin de semana, yo mañana libro y lo tengo festivo, así que haré el pensamiento de cortarle toda la lana al perro grande, y quizá al pequeño también, que ya solo de verlos me entra el telele.

Un abrazo.

Vicky dijo...

no hacer nada no, es el momento perfecto para la meditación....
Que imagen tan pacifica y hermosa.
Un abracito

Ana Belio dijo...

No hagas nada y todo se hará a través de ti.

Antonio esa frase me la enviaste una vez por mail, cuando estaba en una de esas rachas de pasarlo mal, y se me quedó grabada y la reflexiono siempre, ya me acompaña.

Feliz domingo.

Bss a todos.

Antonio dijo...

Vicky, Anna: La mayoria de las cosas no dependen de nosotros. Somos muchos los que habitamos este planeta y aun así no podemos cambiar el curso de los acontecimientos, solo nos queda entrar en esa rueda de la vida donde las cosas son lo que son a pesar de que nos empeñemos en cambiarlas. "No hagas nada y todo se hará a traves tuyo" es una verdad incuestionable.
Ultimamente me siento decepcionado con algunas personas. Ellas no son las responsables de mi decepción pero ahora las veo diferentes. Me he empeñado en "hacer" y todo ha sido inútil. Por eso el "no hagas nada" se convierte en ese wu-wei del que hablo en el comentario.

Un beso