martes, 1 de abril de 2008

Jesús, un maestro del Zen

Sólo al vaciar la mente de ideas preconcebidas es posible entender lo que Jesús pretendía enseñar a sus seguidores: que volvieran a ser niños. Que amaran la vida como el valor más preciado; que aprendieran de sus enemigos; que miraran el mundo como si cada día fuera un nuevo nacimiento; que perdonaran; que no antepusieran sus deseos al fluir natural de la existencia, aceptando la ambigüedad y la paradoja. Enseñanzas todas que entroncan con la tradición zen. Porque el zen es el arte de vivir, el arte de aceptar el mundo tal y como es; y, a través de sus palabras, Jesús se muestra como una artista de la vida, capaz de descubrir el secreto que se revela continuamente ante los humanos, capaz de sumergirse sin ataduras en la apasionante experiencia de la magia de lo cotidiano.

Jesús ha causado muchas confusiones e interpretaciones erróneas porque a menudo se le ha tomado demasiado en serio. Se le adora (o ataca) con más frecuencia de la que se le escucha. El zen consiste en relajarse, escuchar y tener sentido del humor durante el proceso. Si se escucha de verdad a Jesús, se descubre que apenas predicó o moralizó: lo que hizo, con gran maestría, fue relacionarse con nosotros mediante vívidas historias e iluminarnos con su poesía.

Es posible, desde luego, ver a Jesús como Salvador, Mesías, Hijo de Dios y hacedor de milagros; pero perderíamos lo esencial si no reconocemos que, en el fondo, era un poeta y sus palabras son los cantos de su alma. En el círculo zen se sabe que el Tao (Verdad), por ser de naturaleza paradójica, no puede predicarse ni tampoco expresarse con palabras: sólo puede darse a entender indirectamente. Por este motivo, Jesús recurrió a la poesía y al humor. ¿Dónde, si no en la poesía, se encuentran contradicciones que coexisten de forma armónica?

Es importante distinguir lo que se dice sobre Jesús de lo que Jesús dijo. Conseguirlo es descubrir un nuevo mundo lleno de color y vitalidad; es iniciar una aventura reveladora”.

Kennet S. Leong

¿Estáis dispuestas a iniciar esta aventura?

18 comentarios:

Anónimo dijo...

Buenos días....
Soy una fan y seguidora de Jesús,,,
Simplemente lo adoro,,,,jaja,,,,
También creo que es el mejor Maestro zen de todos los tiempos.
Y como hermana de él,,,lo seguiré aquí,,,o en el espacio,,,jaja
como si fuera un reflejo de él,,jaja...
Claro que inicio esa aventura,,,
Muchas gracias Antonio,,,
salu2

Antonio dijo...

Bueno, Isabel, es que sabes a quien arrimarte :-)). Realmente todos conocemos a Jesus pero no como maestro Zen, que lo fue, y además te corroboro, fue el mejor.
Y el humor que no falte, lo mismo que hacia Él.

Un beso

Anónimo dijo...

Perdona,,,no he entendído bién
¿humor que hacia él?
Discrepo en esto,,,para mí,,,aún es´´.
Cuando realmente confías ,,esa energía sigue siendo,,,
A mi me dá mucha paz saber que cuando siento esa alegría interna,,,él tiene muuuuucho que ver,,,,pues donde él está,,,,mora la felicidad.
No caben las dudas,,,,
Me encanta su sentído de alegría " lo veo en lo humano"
Me encanta su comunicación con todos sus hermanos...
- Aunque sordos algunos "yo"
su presencia es única e incomfundible.

JOOOO,,,acabo de hacer un sermón.
Muchas gracias Antonio,,,,y precioso el texto.
Salu2

Antonio dijo...

Me ha faltado el acento en "hacia".
Me refería a que Jesús tenia un gran sentido del humor. Y hablo de la figura de Jesús en su época de vida terrenal. No entro ya en otro tipo de creencias, que no es mi intención, cada cual tiene las suyas propias. Tan solo pretendo que se vea que el gran maestro era algo más que lo que la tradición nos ha enseñado. Con esto no desdeño ni menosprecio a los creyentes tradicionales, los cuales me merecen todo el respeto del mundo, solo quiero mostrar al otro Jesús. Y te aseguro que era una persona muy alegre y con un gran sentido del humor.

Besos

Elisabet dijo...

A mi también me gusta más ese Maestro zen,,,
Bueno un abrazo y que nó decaiga el humor,,,
Estoy segura que juntos aprenderemos un poquito más de este gran Maestro..
Un beso.

Fuego dijo...

Jesús el de la biblias? Cuidado amigo, que este puede ser un tema muy polémico si topamos con algún creyente de la biblia. Dejando atrás la biblia y lo que pienso de ella sobretodo de la iglesia me encantará saber más al respecto. Cuando ya me mencionaste el tema por privado ya pensé que podría ser jugoso saber más, sigo pensándolo y yo pienso tomar ese tren en cuanto lo pongas en marcha. :)

Bona tarda apreciats amics

Fuego dijo...

ups, creo que por ahí sobra una "s"

Antonio dijo...

Yo no voy a a hablar de religión y en cuanto a la biblia se pueden hacer muchas interpretaciones sobre ella. Nadie está en posesión de la verdad en cuanto a este sagrado libro. Y sabes bien que el que se cree en posesión de la verdad es que aun no ha aprendido nada. La verdad no se puede expresar con palabras, ni con el intelecto. Si crees poseerla deja de ser verdad.

Fuego dijo...

Pos dale caña amigo, que ando deseosa de saber.

Sônia dijo...

Simplemente Gracias!! una lectura y comentarios enriquecedores!!

Feliz y soleada tarde.

Fuego dijo...

Y por último... Os deseo dulces sueños

Antonio dijo...

El núcleo de las enseñanzas de Jesús son, según Kenneth S. Leong:

1)Es Él quien dice que no podemos entrar en el reino de Dios a no ser que seamos como niños.
2)Nos pide que observemos los pájaros y las flores silvestres como inspiración para vivir gozosamente.
3)Nos enseña que el reino de Dios no se anunciará con indicios observables; más bien ya se encuentra entre nosotros.

Y mañana continuaré con los seis puntos que me quedan.

Que tengáis felices sueños, princesas.

PD: Si hay algún príncipe por ahí, pues también

Fuego dijo...

Vale, si aplicamos la palabra de jesús yo ya me he ganado el reino de dios porque soy y me siento como una niña, observo todo aquello que para por mi vista y si es así yo ya toco las puertas del reino.

Pero fuera ya de la broma, creo que en tu tercer punto debe tener mucha razón, el cielo lo tenemos frente a nuestras narices y no nos damos cuenta, nos hacen creer que es después de fallecer cuando entramos en el reino de dios, y ese reino de dios lo dejamos pasar sin percatarnos de que ya vivimos él.

Con lo fascinante que es observar la naturaleza y su creación y preferimos creer que no somos parte de ella

Hola chic@s :D

Creo que hoy echaremos de menos a una chiquita, hoy le toca hacer silencio.
Esperoq ue le vaya muy bien.

Antonio dijo...

-Nunca dijo que el reino de Dios estaba reservado exclusivamente a sus seguidores.
-Era el maestro que nunca afirmó ser Dios, en realidad ni siquiera debía considerarse bueno.
-Se refería a él no como a Cristo, Salvador o Dios, sino simplemente como “Hijo del hombre” (Según Geza Vermes, “Hijo del hombre” no es más que un modo humilde de denominarse, en la línea de “un cualquiera”)
-Describió el Camino no como el camino del superhombre espiritual. Para él, la espiritualidad no es una lucha, ni otra forma más de situarse por delante de otros. Jesús enseña el camino natural. Proclamó al mundo la buena nueva: “Mi yugo es suave y mi carga ligera”
-Distingue el amor del favoritismo. Enseña un evangelio de inclusión y amor que no toma partidos, cuando dice: “Dios hace salir el sol sobre buenos y malos, y llover sobre justos e injustos”.
-Enseña amor y perdón, no venganza. Exhortó a sus seguidores: “Ama a tus enemigos y ruega por aquellos que te persiguen”

Fuego dijo...

Efectivamente amigo, la única doctrina que predicaba jesús era la del amor, ni más ni menos que sencillamente "el amor", el amor a tí mismo, y al prójimo, pero creo que olvidó uno... Se basaba sobre el amor hacía las personas olvidandosele el amor por nuestro planeta, a no sé que por ahí tengas algo que me rectifique.

Bueno muchacho, aquí una que se va para descansar.

Dulces sueños.

Antonio dijo...

Ja! Me pillas desprevenido, pero la biblia es muy extensa, seguro que ahí encuentras algo al respecto.

Que descanses!

Anónimo dijo...

FELICES SUEÑOS ,,,Y MAÑANA
LA LUZ VOLVERÁ A TRAERNOS SUS RAYOS DE SOL,,,,
Hasta mañana,,,,,,,
Salu2

Fuego dijo...

Bueno chico no pasa nada si te he pillado desprevenido.
A ver que mas nos dices.
un abrazo