jueves, 31 de enero de 2008

Cuentos

Me gustan los cuentos. De pequeño mi abuela me contaba los cuentos de "las mil y una noche" y yo nunca me los perdía por nada del mundo. Ahora me he vuelto a reencontrar con ellos y los voy a compartir con vosotros porque, entre otras cosas, encierran una gran belleza y sobre todo gran sabiduría. Estos cuentos son cuentos de otras culturas y tradiciones, sobre todo sufies, casi no es preciso comentarlos pero de vez en cuando os dejaré mi pequeño comentario al respecto. Ni que decir tiene que cada uno/a sacará sus propias conclusiones sobre el cuento y que mi comentario es solo mi comentario, uno más. Lo que sí sería bonito es que vosotros, si os apetece, aportéis vuestro comentario. Siempre será bien recibido porque todos podemos aprender de todos.

2 comentarios:

fuego dijo...

Lo mismo que yo que cuando pienso en mi abuela siempre me acuerdo de cuando yo era pequeña y ella siempre me contaba cuentos, aquellos cuentos tan maravillosos,,, Ahora de mayor lamento no haberlos escrito todos. Ahora ella es muy mayor, su memoria no es la que era y ya es demasiado tarde, pero siempre me quedará en el corazón aquellos momentos maravillosos en que mi atención era plena escuchándola, siempre le decía -Abuela, cuéntame un cuento. A ella le encantaba y siempre me decía que ya los sabía todos, ahora yo tampoco recuerdo ninguno.
Posiblemente aquellos cuentos se hayan perdido, una pena que lo bueno siempre se pierda.

También me gustaría reencontrarme con aquellos cuentos, y aunque los tuyos no sean los míos estaré encantada de leerlos y comentarlos si viene al caso.

Un abrazo.

Antonio dijo...

Gracias Fuego por tu interés. De los cuentos se aprende mucho y de las abuelas también porque ellas siempre han sido portadoras de la tradición oral que han transmitido a sus hijos y nietos en forma de relatos y cuentos maravillosos. Yo también echo de menos esos cuentos y sobre todo a mi abuela.

Un beso